Ir al contenido principal

Aceptar, compartir, confiar

El rol de las emociones en medio de la tormenta

Nos toca transitar un momento difícil en el que resulta vital observar qué pasa con nuestras emociones y vínculos. Y también es importante recordar que somos nosotros, los adultos, quienes debemos tomar el timón de este barco que navega en medio de una gran tormenta.

Por ello, en la medida en que padres y educadores logremos gestionar nuestras propias emociones, que surgen ante la incertidumbre y el miedo, se va a generar un determinado impacto en niños y jóvenes. En otras palabras, en el futuro, cuando la pandemia forme parte de la historia reciente, ellos no recordarán la lucha de los científicos, la crisis económica o las consecuencias sociales del virus. En cambio, la huella que quedará en los chicos tendrá que ver con aquello que se vivía en su casa mientras duró el confinamiento, en la convivencia con los miembros de su familia, con quiénes y de qué manera compartieron los recursos y las actividades puertas adentro.

En esa aventura titánica, los adultos tenemos una responsabilidad extra, porque debemos revisar y evaluar qué significados vamos a imprimir en nuestros hijos y alumnos respecto de aquello que escapa a nuestro control, que es completamente inesperado y fuera de toda previsión. Deberemos entonces revisar nuestras prácticas cotidianas y los gestos más pequeños, evitar las reacciones impulsivas e intentar dar respuestas de las que los más jóvenes puedan aprender verdaderamente.

Y es en esa tarea, compleja por cierto, que pondremos a prueba nuestra propia resiliencia, es decir, la capacidad personal para reconstruir y para renacer. Hacerlo implica un compromiso enorme, que incluye estar muy atentos a la hora de gestionar las emociones. En función de la manera en que lo hagamos, se definirá el trato de cada día y los acuerdos intrafamiliares, que deberán darle batalla y vencer al mal humor y al nerviosismo.



¿Cómo encarar este reto? Una alternativa para lograr un buen clima en casa tiene que ver con proponer rutinas. En función de las edades de niños y jóvenes, la organización de las distintas actividades que debemos cumplir contribuye a que los chicos se sientan mucho más seguros. Ahora bien, esto sólo tendrá un buen resultado si ellos perciben que estamos disponibles para acompañarlos, lo cual implica tanto nuestra presencia física como afectiva.

Creemos que esa es la mejor forma de cuidar y de guiar a nuestros hijos: centrados y orientados hacia todo aquello que aporte de manera positiva. Así podremos permitirles equivocaciones a la hora de cumplir con sus tareas escolares -que serán inevitables-, y también celebrar con ellos las ganas de enfrentar las nuevas demandas que el escenario actual les está planteando.

Para terminar, por qué no proponernos como norte la confianza, la posibilidad de construir complicidades familiares, bajando las exigencias que nos generan presión y las resistencias que nos frustran; buscando la flexibilidad y la aceptación. Hagámoslo a través de la risa y el juego. ¿No salió bien? Volvamos a probar, juntos. ¿Necesitás más tiempo? No hay problema.

Creamos en ellos, que, una vez más, sabrán hacerlo y lo harán bien.

En primera persona

Desde CSA hace varios años que creemos importante trabajar con las emociones y los vínculos de manera específica. Este año, y en el marco de la materia Educación Emocional, les preguntamos a los alumnos qué están aprendiendo en este momento de desafío.

Las respuestas fueron muchas, muy variadas y, sobre todo, sorprendentes. De repente, nos encontramos con que algunos alumnos lograron fortalecer la confianza en casa, otros descubrieron nuevos aspectos en común con unos u otros miembros de su familia, y muchos otros aseguraron sentirse con mayor autonomía a la hora de resolver problemas. Además, hubo quienes lograron organizar sus tiempos de trabajo en función de su deseo y de su estado de ánimo (ahora resuelvo la tarea de esta materia, luego me enfoco en otra), y otros confesaron haber encontrado nuevas actividades para hacer y aprender, por ejemplo, cocinar.

En suma, para nosotros como educadores es muy valioso estar cerca de los jóvenes en este momento y conocer su experiencia que, como ya mencionamos, en gran medida dependerá del lugar que sepamos ocupar como adultos, siendo su guía, su escucha y su apoyo.

Silvina Fernandes

Entradas más populares de este blog

Over the rainbow

Una de las actividades que hicimos durante este período de cuarentena con las tres comisiones de 2.° año fue interpretar la canción Over the rainbow, de Harold Arlen.


En esta oportunidad, les pedimos a los alumnos que grabaran y compartieran sus videos tocando esa obra.
En principio, es muy reconfortante advertir el compromiso que cada uno de nuestros alumnos demostró al cumplir con su tarea. Pero además, y a pesar de las distintas dificultades que ellos deberán ir superando a nivel técnico y musical, es muy emocionante para sus docentes ver cómo disfrutan tocando sus instrumentos.
En nuestros intercambios, ellos nos contaron cuánto se habían entretenido y despejado practicando una y otra vez, y cómo el encuentro con la música había promovido y logrado un espacio de disfrute. Y así es. La música contempla la capacidad de conectar con las emociones, que muchas veces no encuentran otra manera para expresarse.
Por otro lado también creemos que durante este período tan particular q…

Acto de Inicio del Ciclo lectivo del Nivel Medio

Con la presencia de las máximas autoridades del Colegio, el Padre Juan Antonio Buere, el Fray Javier Otaka y el Director General Santiago Olivera dimos inicio formal al ciclo lectivo 2020.  Junto a ellos, también participaron del evento los directivos del Nivel Medio, el Director de Estudios Adrián Mendonça, el Secretario Pablo Torretta y la Coordinadora María José Belgrano.
En esta ocasión, los encargados de portar la Bandera Nacional y sus escoltas fueron Tomás Rodríguez, Milagros Comparini y Julieta Álvarez. Ignacio Pasman portó la Bandera Papal, mientras Lucía Medina hizo lo propio con la insignia de nuestro Colegio. Por último, Marco Romagnoli portó la Bandera de la Ciudad, y Lucía Crespo e Ignacio López Gotusso, la Bandera de Educación Física.

Durante el acto de inicio de curso, además, se conocieron los nombres de los flamantes capitanes del proyecto Casas Agustinas. Ellos son: Lucía Crespo, Ignacio López Gotusso, Catalina Martinucci y Josefina Benaglia, que representarán a H…

Participación agustina en el Modelo de Naciones Unidas 2019

A fines del mes de agosto, los alumnos del nivel secundario participaron del Modelo de Naciones Unidas. Nuevamente, nuestros estudiantes pusieron a prueba sus capacidades para interactuar con otros pares en esta actividad que involucra la capacitación y la argumentación de temas de índole nacional e internacional. En esta ocasión, el Modelo se llevó a cabo en la Universidad del CEMA, donde a lo largo de tres jornadas consecutivas, los chicos se animaron a discutir temas de actualidad y que preocupan a los líderes mundiales.
Este año el proyecto avanza de la mano de la profesora Lorena Aguirrebeña, quien acompañó a la delegación agustina que estuvo integrada por chicos de 2.°, 3.° y 4.° años. Además, este año contamos con la colaboración de Florencia Manuele, que cursa 5.° año y que tiene gran experiencia en este tipo de actividades. Agradecemos a Flor por sumar su aporte generosamente durante el entrenamiento de los chicos.
El Modelo de Naciones Unidas consiste en una simulación en…